El cólico es un trastorno digestivo que puede suceder tanto en adultos como en niños, aunque es mas habitual en bebés ya que su sistema digestivo no está tan desarrollado como el nuestro.

Seguramente muchos de vosotros hayáis vivido u os hayan contado algún caso cercano del llamado “cólico del lactante”.

Nosotros como fisioterapeutas abordamos esta alteración desde varias vertientes. La primera (y que a mi, como os he contado en anteriores entradas del blog, me apasiona) es la alimentación.

bebe1

¿Qué tipos hay?

Lo primero de todo es saber si el bebé tiene lactancia artificial (a base de leches preparadas) o lactancia materna.

En el caso de que sea lactancia materna deberíamos observar la alimentación de la madre. ¿Por qué? Pues porque todo lo que come la mamá pasa a través de la leche al bebé.

Por ejemplo, los neonatos no están preparados para tomar cereales los tres primeros meses de vida ya que no los digieren bien; con lo que la mamá no debería comer cereales los tres primeros meses porque sino le puede provocar al bebé malas digestiones, gases, dolor….

Otra de las formas de tratarlo es con la terapia manual como tal.

A través de una serie de masajes, maniobras… logramos que el bebé expulse los gases y así se normalice su tracto digestivo que estaba alterado.

Una de las cosas más curiosas y que mas nos cuentan los padres cuando acuden por un cólico es que el bebé está tranquilo durante todo el día y es por la noche cuando empieza el dolor, el llanto inconsolable, los retortijones…

Esto sucede porque por las noches es en el momento en el que las vísceras (estómago, hígado, páncreas…) entran en el momento de su menor funcionamiento.  El dolor hace que el bebé no duerma y por ello sus padres tampoco, lo que altera sus ritmos de sueño…

bebe2

Pues bien, ahí queremos llegar, a decirles a los padres que con una serie de cambios, van a poder eliminar el dolor de su bebé y así poder dormir todos como troncos.

Así que ya sabéis, si conocéis a algún padre que no duerme por los gases de su pequeño, decidle que un fisioterapeuta formado en la materia les puede ayudar,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *