El cáncer de mama es el tipo de tumor más frecuente entre las mujeres españolas, suponiendo este un 30% del total de los cánceres diagnosticados en este colectivo.

Por suerte, su tasa de supervivencia ha aumentado significativamente en los últimos años gracias a la investigación y a los nuevos tratamientos que existen actualmente.

Muchos de estos tratamientos suelen ser quirúrgicos; biopsia, extirpación de ganglios linfáticos, mastectomía, reconstrucción de seno, etc.

Y aunque en primera instancia el tratamiento es fundamentalmente médico, después debe pasar a ser multidisciplinar para paliar las secuelas a nivel físico y psicológico que estos procedimientos conllevan.

En este blog vamos a hablar sobre las posibilidades fisioterapéuticas después de una intervención quirúrgica de cáncer de mama.

¿Cuáles son las secuelas de la intervención de un cáncer de mama?

Primero vamos a conocer cuales son las secuelas a nivel físico más frecuentes que nos podemos encontrar tras la intervención:

  • Limitación articular del hombro del lado operado.
  • Retracción de partes blandas (cicatrices y fibrosis).
  • Contracturas musculares a nivel de cintura escapular.
  • Dolor neuropático.

¿Cómo te podemos ayudar?

Desde Fisiother podemos intervenir de muchas formas:

  • Terapia manual: para tratamiento de adherencias, cicatrices, contracturas musculares y alivio del dolor, combinado con la tecnología de INDIBA ACTIV.
  • Movilizaciones: para restaurar la movilidad articular y ganar elasticidad.
  • Drenaje linfático manual: para aliviar y prevenir el linfedema.
  • Ejercicio terapéutico individualizado: para tratar las alteraciones posturales, la movilidad y la fuerza de las estructuras afectadas.

Es importante saber que el tratamiento precoz es fundamental para evitar futuras complicaciones (siempre siguiendo las indicaciones medicas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.