¿Molestias por el teletrabajo?

El teletrabajo es una modalidad de trabajo a distancia que ha estado presente en algunas ocupaciones desde hace algún tiempo, pero con los acontecimientos de este último año, se ha expandido a muchos sectores y puestos de trabajo.

Esto ha tenido múltiples ventajas durante el tiempo de confinamiento, ya que permitía continuar la jornada laboral desde la seguridad de casa, pero también tiene una serie de inconvenientes a nivel físico, psicológico y social.

En el blog de hoy vamos a conocer las patologías a nivel musculoesquelético más frecuentes que se pueden desarrollar y la manera de evitarlas y/o aliviarlas.

El teletrabajo habitualmente se desarrolla con un ordenador, siendo la sedestación (posición sentada) la más adecuada para poder trabajar con él. Aquí es donde nos encontramos con dos aspectos:

  • La sedestación prolongada.
  • Falta de ergonomía en el puesto.

Los problemas que nos podemos encontrar derivados de estos dos supuestos son:

  • Alteración postural, que genera desequilibrios musculoesqueléticos que provocan, dolor muscular y rigidez articular, siendo los más frecuentes de la zona cervical y con mayor incidencia lumbar.
  • Problemas circulatorios, sobre todo en miembros inferiores.
  • Problemas cardiovasculares.

Dentro de los problemas musculoesqueléticos podemos destacar:

  • Dolor y rigidez de cuello.
  • Síndrome del túnel carpiano.
  • Dolor de cabeza y/o mareos.
  • Dolor de espalda (dorsal) y hombros.
  • Hernia de disco.
  • Dolor lumbar.
  • Ciática.

Y, ¿qué podemos hacer para prevenir estas dolencias y lesiones?

Pues primero de todo, mantener una buena ergonomía en el puesto de trabajo.

También es MUY importante hacer pequeños descansos cada cierto tiempo para “romper” esa sedestación prolongada. Incorpórate, anda un poco para mover las piernas, mueve hombros y cuello. Una buena estrategia para hacer esto es, por ejemplo, ir a beber agua a la cocina.

Mantén una vida activa, hacer ejercicio es la mejor estrategia para prevenir cualquier tipo de lesión. Fortalece musculatura, crea un buen equilibrio musculoesquelético y flexibiliza articulaciones.

Y, ¿si ya tengo algún dolor o lesión?

Nada mejor que acudir a tu fisioterapeuta de confianza, el realizara una valoración exhaustiva de tu problema otorgándote la mejor opción terapéutica para tu caso.

En Fisiother somos expertos en tratar este tipo de lesiones de manera integral, desde la realización de ejercicio terapéutico para prevenirlas (pilates, hipopresivos, SGA..), hasta tratar la lesión cuando ya ha aparecido gracias a que estamos formados y especializados en varios campos (terapia manual, osteopatía, suelo pélvico, punción seca…).

 

 

Ejercicio en el embarazo

Hoy vamos a hablar en este blog sobre cuánto de importante es tener un embarazo activo. En el embarazo, en cualquiera de sus etapas, se dan numerosos cambios físicos (los cuales puedes recordar en una de nuestras anteriores entradas “FISIOTERAPIA EN EL EMBARAZO”), y cada semana es más importante que la anterior en cuanto al correcto desarrollo del feto. Pero, sabiendo todos esos cambios que ocurren durante esas 40 semanas (semana arriba, semana abajo), ¿por qué nos tomamos el embarazo como una época de reposo?

Partiendo de la base de que sería ideal preparar nuestro embarazo, es decir, cambiar ciertos hábitos tanto alimentarios como deportivos antes de la concepción, también sería interesante saber como está nuestro suelo pélvico antes de ese embarazo. Muchas veces no lo sabemos, pero puede ser interesante y necesario trabajar nuestro suelo pélvico para conseguir un embarazo, parto y postparto óptimos. ¿Y de cuánto tiempo de preparación antes del embarazo estaríamos hablando? Pues como todo, no hay nada estipulado, pero un tiempo ideal para asimilar el cambio en nuestro estilo de vida serían unos 6 meses.

BENEFICIOS

Y volviendo al tema del embarazo activo, se ha visto que realizar ejercicio durante el embarazo tiene beneficios tanto para la madre como para el desarrollo del feto y bebé.

BENEFICIOS PARA LA MADREBENEFICIOS PARA EL FETOBENEFICIOS PARA EL BEBÉ
Mejora el dolor lumbar y sacro.  Desarrollo psicomotor superior.  Peso normal en el nacimiento.  
Mejora las capacidades metabólicas y cardiopulmonares.  Mejor maduración nerviosa.  Mejor respuesta ante estímulos ambientales y luminosos.
Reduce el riesgo de diabetes gestacional y preeclampsia.  Disminuye la frecuencia cardiaca fetal en reposo.  Mejora del desarrollo neurológico.
Favorece el proceso del parto. Menor número de cesáreas en mujeres activas.  Aumento de los niveles de líquido amniótico.  Mejor orientación y capacidad para calmarse.  
Reduce la fatiga en las actividades cotidianas.  Mejora la viabilidad de la placenta.Mayor puntuación de APGAR en neonatos.
Controla la ganancia de peso.  Aumento de las edades gestacionales.  Mayores puntuaciones de lenguaje oral en niños de 5 años.
Mejora la tolerancia a la ansiedad y depresión.    

OBJETIVOS

¿Y a partir de que semana se puede empezar a hacer ejercicio en el embarazo? Pues sí, desde el principio. Eso sí, en cada trimestre, los objetivos serán distintos y, por lo tanto, tampoco todo se podrá hacer en todos los trimestres.

 OBJETIVOS DEL PRIMER TRIMESTREMantener postura y alineación correcta. Aumento de fuerza. Fortalecer abdomen y equilibrar musculatura del suelo pélvico. Trabajo de la capacidad aeróbica. Mejora de la salud en general, sin sobrecargar el cuerpo.
OBJETIVOS DEL SEGUNDO TRIMESTREMejorar y mantener postura y alineación. Trabajo específico de fuerza, sobre todo de glúteos, isquiotibiales, parte anterior del tronco y parte superior de la espalda. Fortalecer abdomen y equilibrar musculatura del suelo pélvico. Reducir el riesgo de diabetes gestacional. Mantener el estrés a niveles saludables.
OBJETIVOS DEL TERCER TRIMESTREMantener un buen nivel de actividad física. Ejercicios de preparación al nacimiento. Disminuir la tensión excesiva en abdomen. Minimizar el exceso de presión en el suelo pélvico.

CLAVES DEL EJERCICIO

Es difícil crear una rutina de ejercicio (sobre todo si no estás ante tu primer embarazo), pero aquí van unas indicaciones que serían lo ideal a la hora de realizar ejercicio: Ejercicio aeróbico: 30-60 min/día (150-300 min/semana).

Ejercicios de fuerza: 2 veces/semana, ejercicios para todos los grupos musculares grandes, en intensidad submáxima.

Intensidad: la que te permita mantener una conversación mientras haces ejercicio, pero con un poco de dificultad. Siempre por debajo del 90% de la FCmax. para evitar los riesgos de la disminución de flujo de sangre al bebé.

Precauciones:

  • Evitar el ejercicio con calor excesivo y humedad alta.
  • Correcta hidratación y nutrición.
  • Evitar esfuerzos que impliquen una hiperpresión del abdomen o mayor tensión de la diástasis de rectos.
  • Evitar movimientos o ejercicios que impliquen contacto físico o caídas.

¿Y entonces, que puedo hacer? Pues puedes hacer prácticamente de todo, pero como cada caso es único, siempre te vendrá bien una valoración previa. Además, según en el punto en el que se encuentre el embarazo, se podrá incidir más en otro tipo de ejercicios, como son ejercicios de movilidad pélvica, ejercicios respiratorios, ejercicios de suelo pélvico, masaje perineal, ejercicios para la dilatación…

No dudes en consultar tu caso, tus miedos o tus dudas, y el cómo poder empezar a incorporar el ejercicio a tu embarazo. Todo lo que puedas hacer ahora tendrá efectos muy positivos en el parto y en la recuperación posterior, y en FISIOTHER podemos ayudarte a ello.

Indiba Fascia

Seguimos formándonos para estar actualizados y poder ofrecer diferentes tratamientos para que vuestra recuperación sea lo más eficaz y rápida posible. Esta vez tocó profundizar en la Formación de Indiba®, que como ya sabéis es una de nuestras opciones de tratamiento y que consiste en la aplicación de radiofrecuencia para agilizar el proceso de recuperación de una lesión. Como ya comentamos en un blog anterior tiene diferentes formas de aplicación (puedes consultar el post en el siguiente enlace: https://www.fisiother.es/indiba-activ-therapy/).

 

REPASO ANATÓMICO.

¿Qué es la fascia o el tejido fascial? Pues bien, la fascia es una capa de tejido, formada en su mayor parte por colágeno, cuya función consiste en controlar, estabilizar, envolver y separar los músculos y otros órganos internos de nuestro organismo. Tiene características flexibles y es capaz de soportar y almacenar fuerzas con el fin de que las fibras resistan las modificaciones del tejido frente a un cambio.

Para que nos entendamos, es la capa más externa que recubre la musculatura y que conecta todo el cuerpo entre sí. Forma una red interconectada que da soporte y protección al organismo. Entre las más conocidas se encuentra la fascia plantar (situada en la planta del pie y que da lugar en ocasiones a la denominada fascitis plantar), la cintilla iliotibial (localizada en la cara externa del muslo y que a veces da problemas en corredores y patología de cadera), la fascia visceral (encargada de recubrir y mantener “suspendidas” las vísceras y órganos) …

Además de las funciones biomecánicas, tiene importancia en la red neurológica para dar información propioceptiva (consciencia de nuestro cuerpo) y biológicas como la gestión de deshechos y defensa (en el sistema inmunitario) y reparación y regeneración de tejidos.

 

CONCEPTO TEÓRICO DE INDIBA® FASCIA.

El enfoque anatómico de este proceso sigue la teoría de Cadenas Miofasciales de Myers considerando que esta red puede ser tratada como líneas de tensión que unen un punto con otro y componen la mayor parte de la fascia superficial. Dentro de este modelo existen diferentes líneas miofasciales que se interconectan entre sí (superficial, lateral, espiral, profunda…).

 

Efectos terapéuticos.

Tiene múltiples beneficios, entre los que destacan:

  • Liberación de adhesiones fasciales.
  • Estimulación de procesos anabólicos en el tejido (colágeno).
  • Restauración de la elasticidad del tejido muscular.
  • Mejor reparación a través del incremento de flujo sanguíneo a la zona.
  • Reducción del dolor y espasmo muscular a través de las adaptaciones neurofisiológicas.

 

Contraindicaciones.

Como muchos tratamientos, existen ciertas patologías en las que no se indica Indiba® Fascia, como, por ejemplo: heridas abiertas, tumores, fracturas, trombosis, ruptura muscular, embarazo, marcapasos… Para ello, nos hemos formado y actualizado con el fin de evitar efectos adversos conociendo los límites de aplicación.

 

¿CÓMO FUNCIONA?

El tratamiento con Indiba® Fascia es la nueva forma de tratamiento y movilización de tejidos blandos. Su objetivo es el tratamiento de disfunciones de este y que son las causantes de dolor y restricción de movimientos.

Es una estrategia complementaria a lo que ya conocíamos, donde han fusionado los beneficios de la radiofrecuencia con las herramientas de Ergon Technique® y que son las siguientes:

  • F1 Indiba (herramienta principal): utilizada para la evaluación y tratamiento de todas las lesiones miofasciales.
  • F2 Indiba: herramienta más larga utilizada para la valoración y tratamiento de estructuras largas.
  • F3 Indiba: utilizada para valoración y tratamiento de lesiones miofasciales localizadas.

Tiene diferentes aplicaciones y formas de trabajo en función del resultado que busquemos en cuanto a la intensidad, velocidad, ángulo y duración del tratamiento.

 

Sabemos que puede sonar todo demasiado técnico, por lo que, si te han hablado de ello y después de esto no te ha quedado del todo claro, pregúntanos sin ningún compromiso acerca de este tratamiento; estaremos encantados de atenderte.

Concepto Mulligan

Anteriormente en este blog hemos hablado sobre la terapia manual, qué es, para qué sirve y los métodos que engloba. En el post de hoy vamos a profundizar en uno de esos métodos, el CONCEPTO MULLIGAN.

¿QUE ES?

El Concepto Mulligan es un método de terapia manual que se utiliza principalmente para valoración y tratamiento de patologías musculo-esqueléticas que cursen con limitación y/o dolor al movimiento activo. Este concepto fue descubierto y desarrollado por Brian Mulligan, fisioterapeuta neocelandés en la década de los 70.

El descubrimiento de su técnica, como ocurre en muchas otras ocasiones, fue de forma casual. Brian estaba tratando  un paciente en su consulta al que las técnicas convencionales de terapia manual no le estaban dando los resultados esperados. Estaba probando varias movilizaciones y por casualidad descubrió que haciendo una movilización accesoria en la articulación aliviaba el dolor de su paciente. Entonces ideó mantener ese movimiento accesorio junto a una movilización activa por parte del paciente como técnica de tratamiento, naciendo así la primera movilización con movimiento.

A partir de este descubrimiento desarrolló las bases de su método.

 

BASES DEL METODO

Brian planteó que un “defecto de posición” articular produce disfunción y dolor en la musculatura adyacente y que corrigiendo esa posición incorrecta articular mejoraría la función y aliviaría el dolor.

El método entonces engloba dos aspectos, una movilización pasiva articular por parte del fisioterapeuta que alivie los síntomas del paciente y una movilización activa del segmento afecto por parte del paciente. Una “movilización con movimiento” (MWM).

En la práctica, se localiza el segmento afecto, y el movimiento que reproduce sus síntomas. Una vez localizado se identifica primero, la articulación y después el movimiento accesorio que mejora o alivia esos síntomas. Y finalmente, se mantiene esa movilización accesoria, y se pide al paciente que realice el movimiento conflictivo durante varias repeticiones a modo de tratamiento y con el fin de mantener los efectos durante más tiempo.

BENEFICIOS Y EFECTOS DEL METODO

Este método tiene una serie de beneficios, entre ellos los más importantes son:

  • Efectos mecánicos inmediatos de alivio del dolor.
  • Efectos neurofisiologicos, al ser técnicas indoloras se genera una información importantísima en el sistema nervioso que ayuda a normalizar el movimiento sin dolor.

 

Este método, a parte de ser una excelente herramienta de tratamiento en consulta, se puede trasladar al ámbito domiciliario ya que también cuenta con vendajes correctivos (que se colocan en consulta y “simulan” la movilización del fisioterapeuta) y, además, se puede instruir al paciente con técnicas de auto-tratamiento para que continúe trabajando de forma autónoma en su casa.

Se puede trabajar en consulta y extrapolar al ámbito domiciliario.

Con todo esto podemos concluir que el Concepto Mulligan es una herramienta muy interesante dentro de la terapia manual porque, a parte de los beneficios mencionados anteriormente:

  • Requiere de una participación activa del paciente, eliminando un poco la idea de “tumbarse en una camilla y que te hagan”.

 

 

Método 5p

¿Qué es el Método 5P o Método ProPiocePtivo abdomino-PelviPerineal?

Es un método basado en la activación del sistema tónico postural, sobre todo enfocado a la reeducación abdomino-perineal, llevado a cabo por medio de un ajuste postural que se produce sobre una superficie inestable (tronco). Se asocia a un trabajo respiratorio (espiración frenada).

La activación tónica postural se produce de forma automática y refleja, y tiene varias funciones:

  • Nos permite luchar contra la gravedad: el apoyo bipodal es el responsable del 65% de las respuestas de elongación de la columna.
  • Mantiene el equilibrio del cuerpo frente a las fuerzas externas gracias a determinados ajustes.
  • Es el responsable de la coordinación para el desarrollo de determinados movimientos.

¿Qué objetivos tiene el Método 5P?

Los objetivos que plantea este método son:

  • Favorecer las sensaciones perineales.
  • Normalizar el tono de los músculos del suelo pélvico.
  • Tonificar el periné posterior.
  • Liberar la respiración y el diafragma.
  • Mejorar la gestión de las presiones.
  • Mejorar el tono de los músculos del complejo abdomino-lumbo-pélvico.
  • Mejorar la postura y el esquema postural.

¿Qué es el tronco y cómo funciona?

El tronco es la parte fundamental de este trabajo postural; se trata de un medio tronco de madera con unas características concretas, y se puede trabajar con una cara del tronco o con la otra según los objetivos planteados. Siempre se deben tener en cuenta los siguientes elementos: mirada, postura, respiración, rodillas, pelvis y pies.

El contacto de la planta del pie con el tronco tiene una función propioceptiva, gracias a los receptores podales podemos registrar la posición del cuerpo en el espacio. El cómo apoyamos la planta del pie tiene un papel primordial en la regulación del tono postural, y el tronco despierta las respuestas automáticas de enderezamiento.

Es importante la posición de las rodillas: el desbloqueo de rodillas (una mínima flexión) produce una retroversión de la pelvis y rotación interna de cadera, y conlleva a la activación de determinados músculos del suelo pélvico.

La correcta colocación de la pelvis va a tener un papel fundamental, ya que es lo que va a causar el despertar de la musculatura profunda abdominal y lumbar.

A nivel de diafragma, se produce una sinergia abdominal, diafragmática y perineal, lo cual hace que se normalice el tono del diafragma.