Concepto Mulligan

Anteriormente en este blog hemos hablado sobre la terapia manual, qué es, para qué sirve y los métodos que engloba. En el post de hoy vamos a profundizar en uno de esos métodos, el CONCEPTO MULLIGAN.

¿QUE ES?

El Concepto Mulligan es un método de terapia manual que se utiliza principalmente para valoración y tratamiento de patologías musculo-esqueléticas que cursen con limitación y/o dolor al movimiento activo. Este concepto fue descubierto y desarrollado por Brian Mulligan, fisioterapeuta neocelandés en la década de los 70.

El descubrimiento de su técnica, como ocurre en muchas otras ocasiones, fue de forma casual. Brian estaba tratando  un paciente en su consulta al que las técnicas convencionales de terapia manual no le estaban dando los resultados esperados. Estaba probando varias movilizaciones y por casualidad descubrió que haciendo una movilización accesoria en la articulación aliviaba el dolor de su paciente. Entonces ideó mantener ese movimiento accesorio junto a una movilización activa por parte del paciente como técnica de tratamiento, naciendo así la primera movilización con movimiento.

A partir de este descubrimiento desarrolló las bases de su método.

 

BASES DEL METODO

Brian planteó que un “defecto de posición” articular produce disfunción y dolor en la musculatura adyacente y que corrigiendo esa posición incorrecta articular mejoraría la función y aliviaría el dolor.

El método entonces engloba dos aspectos, una movilización pasiva articular por parte del fisioterapeuta que alivie los síntomas del paciente y una movilización activa del segmento afecto por parte del paciente. Una “movilización con movimiento” (MWM).

En la práctica, se localiza el segmento afecto, y el movimiento que reproduce sus síntomas. Una vez localizado se identifica primero, la articulación y después el movimiento accesorio que mejora o alivia esos síntomas. Y finalmente, se mantiene esa movilización accesoria, y se pide al paciente que realice el movimiento conflictivo durante varias repeticiones a modo de tratamiento y con el fin de mantener los efectos durante más tiempo.

BENEFICIOS Y EFECTOS DEL METODO

Este método tiene una serie de beneficios, entre ellos los más importantes son:

  • Efectos mecánicos inmediatos de alivio del dolor.
  • Efectos neurofisiologicos, al ser técnicas indoloras se genera una información importantísima en el sistema nervioso que ayuda a normalizar el movimiento sin dolor.

 

Este método, a parte de ser una excelente herramienta de tratamiento en consulta, se puede trasladar al ámbito domiciliario ya que también cuenta con vendajes correctivos (que se colocan en consulta y “simulan” la movilización del fisioterapeuta) y, además, se puede instruir al paciente con técnicas de auto-tratamiento para que continúe trabajando de forma autónoma en su casa.

Se puede trabajar en consulta y extrapolar al ámbito domiciliario.

Con todo esto podemos concluir que el Concepto Mulligan es una herramienta muy interesante dentro de la terapia manual porque, a parte de los beneficios mencionados anteriormente:

  • Requiere de una participación activa del paciente, eliminando un poco la idea de “tumbarse en una camilla y que te hagan”.

 

 

Método 5p

¿Qué es el Método 5P o Método ProPiocePtivo abdomino-PelviPerineal?

Es un método basado en la activación del sistema tónico postural, sobre todo enfocado a la reeducación abdomino-perineal, llevado a cabo por medio de un ajuste postural que se produce sobre una superficie inestable (tronco). Se asocia a un trabajo respiratorio (espiración frenada).

La activación tónica postural se produce de forma automática y refleja, y tiene varias funciones:

  • Nos permite luchar contra la gravedad: el apoyo bipodal es el responsable del 65% de las respuestas de elongación de la columna.
  • Mantiene el equilibrio del cuerpo frente a las fuerzas externas gracias a determinados ajustes.
  • Es el responsable de la coordinación para el desarrollo de determinados movimientos.

¿Qué objetivos tiene el Método 5P?

Los objetivos que plantea este método son:

  • Favorecer las sensaciones perineales.
  • Normalizar el tono de los músculos del suelo pélvico.
  • Tonificar el periné posterior.
  • Liberar la respiración y el diafragma.
  • Mejorar la gestión de las presiones.
  • Mejorar el tono de los músculos del complejo abdomino-lumbo-pélvico.
  • Mejorar la postura y el esquema postural.

¿Qué es el tronco y cómo funciona?

El tronco es la parte fundamental de este trabajo postural; se trata de un medio tronco de madera con unas características concretas, y se puede trabajar con una cara del tronco o con la otra según los objetivos planteados. Siempre se deben tener en cuenta los siguientes elementos: mirada, postura, respiración, rodillas, pelvis y pies.

El contacto de la planta del pie con el tronco tiene una función propioceptiva, gracias a los receptores podales podemos registrar la posición del cuerpo en el espacio. El cómo apoyamos la planta del pie tiene un papel primordial en la regulación del tono postural, y el tronco despierta las respuestas automáticas de enderezamiento.

Es importante la posición de las rodillas: el desbloqueo de rodillas (una mínima flexión) produce una retroversión de la pelvis y rotación interna de cadera, y conlleva a la activación de determinados músculos del suelo pélvico.

La correcta colocación de la pelvis va a tener un papel fundamental, ya que es lo que va a causar el despertar de la musculatura profunda abdominal y lumbar.

A nivel de diafragma, se produce una sinergia abdominal, diafragmática y perineal, lo cual hace que se normalice el tono del diafragma.

   

El dolor

En esta segunda entrada sobre el tema del dolor, retomaremos la línea de explicación de la pasada entrada sobre el dolor persistente (que por si no lo has leído, os recomendamos hacerlo previamente).

Habíamos comentado, que el dolor es una experiencia o sensación desagradable que se asocia a un daño real o potencial en un tejido… pero ¿qué quiere decir esto? Es una pregunta con una explicación complicada y que nos desestructura un poco la idea que teníamos o que nos habían enseñado con anterioridad.

Lo que tratamos de explicar ahora es que NO EXISTE RELACIÓN ENTRE DAÑO Y DOLOR. Esto está avalado por la comunidad neurocientífica, donde diferentes estudios evalúan a un número de sujetos asintomáticos que, al realizarles una resonancia de control, se les diagnostica una o más hernias, pero no habían provocado ningún tipo de dolor.

¿Cómo podemos entender esto?

Repito de nuevo que DAÑO NO ES LO MISMO QUE DOLOR.

El dolor que una persona pueda sentir es totalmente individualizado y estará marcado por sus emociones, pensamientos, conocimientos de lo que nos han contado acerca del dolor y el nivel de estrés presente en dicha persona. Muchas veces, desde los profesionales sanitarios se ha informado de manera errónea al paciente haciéndoles creer que todos sus síntomas se deben a hallazgos observados en pruebas de imagen.

El problema viene cuando el individuo sufre una lesión en un momento determinado en el que su entorno intensifica la señal de dolor haciendo que, lo que a priori debe resolverse en un tiempo determinado, se cronifique y dure más en el tiempo. Llegados a ese punto, el cerebro sufre cambios en su estructura y no es capaz de procesar bien toda la información para tratar de resolver el problema.

Problemas derivados

Además, como consecuencia de estos cambios, el individuo puede acabar desarrollando:

  • Catastrofismo: pensamientos negativos
  • Kinesiofobia: miedo al movimiento
  • Alteraciones del control motor: moverse con dificultad
  • Miedo-evitación: miedo a llevar una vida normal y evitar situaciones que no se corresponden con una amenaza.
  • En definitiva, una PÉRDIDA DE LA CALIDAD DE VIDA.

En esta etapa, la medicación puede no llegar a hacer efecto puesto que no existe el adecuado para volver a modificar pensamientos ni emociones de tu cerebro; esto no quiere decir que te inventes el dolor: TU DOLOR ES COMPLETAMENTE REAL.

Lo bueno de nuestro cerebro es que tiene la capacidad de cambiar gracias a la plasticidad cerebral y que, junto a una información y estímulos adecuados, puede llegar a revertir tu situación.

Acércate a Fisiother a preguntarnos sin compromiso y te informaremos sobre como podemos enfrentar esta situación.

Indiba Activ en lesiones deportivas

Todos sabemos que la mejor herramienta del fisioterapeuta son sus manos, pero si a estas le añadimos los beneficios que nos aporta la radiofrecuencia (Indiba Activ), sus buenos resultados se multiplican.

Con anterioridad hemos hablado en este blog sobre la terapia con INDIBA activ, sus características y beneficios en combinación con la terapia manual para el tratamiento de lesiones tanto agudas como crónicas. En la entrada de hoy vamos a ver sus aplicaciones en las  lesiones que ocurren en el ámbito deportivo.

Vamos a ponernos en contexto. Si para una persona “normal” es importante que su lesión o dolencia se solucione con la mayor brevedad posible imaginaros para un deportista y más aun si hablamos de un deportista de élite, donde su trabajo depende directamente de su condición física. Aquí es donde entra la importancia de un buen tratamiento de fisioterapia combinado con INDIBA, para reducir el tiempo de lesión, maximizar su rendimiento y pronta reincorporación a la actividad deportiva. Nuestra actuación, combinada con la de otros profesionales como preparador físico, nutricionista, medico, psicólogo, etc, será primordial.

¿Qué hacemos en FISIOTHER?

Desde nuestro ámbito, podemos abordar la lesión desde el minuto uno, en una fase aguda, ayudando a reducir la inflamación, el dolor y evitando que el daño del tejido aumente, en una segunda fase ayudando a recuperar la función de las estructuras afectadas y en una tercera fase consiguiendo la máxima función (calidad y cantidad de movimiento, fuerza muscular…) y la reincorporación del deportista a su actividad habitual.

 


Y como ya sabéis, INDIBA activ se puede combinar con muchas de las técnicas que realizamos en fisioterapia, lo que la hace especialmente interesante en el ámbito deportivo, ya que lo podemos combinar con todo tipo de movilizaciones; pasivas, activas, resistidas e incluso trabajando con el gesto deportivo de nuestro paciente, muy importante para la vuelta a su actividad deportiva.

Resumiendo, la combinación de una buena actuación fisioterápica con la radiofrecuencia, potenciará la recuperación del deportista acortando tiempos.Y como ya sabéis, INDIBA activ se puede combinar con muchas de las técnicas que realizamos en fisioterapia, lo que la hace especialmente interesante en el ámbito deportivo, ya que lo podemos combinar con todo tipo de movilizaciones; pasivas, activas, resistidas e incluso trabajando con el gesto deportivo de nuestro paciente, muy importante para la vuelta a su actividad deportiva.

ESTE CURSO ANÍMATE CON LOS HIPOPRESIVOS

Comienza el nuevo curso en FISIOTHER y, de nuevo, venimos a recordarte todas las opciones que tenemos para que cuides tu cuerpo. En este caso vamos a recordar en qué consisten los hipopresivos y todos los beneficios que puedes obtener con ellos.

Los ejercicios hipopresivos (o abdominales hipopresivos o gimnasia abdominal hipopresiva) son ejercicios de tipo postural y respiratorio basados en la disminución de la presión intraabdominal. Más concretamente, se produce una disminución de presión a nivel torácico y pélvico, manteniendo neutra la presión abdominal, (dando como resultado presión interna negativa).

Esta presión negativa es la diferencia fundamental con los abdominales clásicos; al realizar un abdominal o crunch, se produce un aumento de la presión intraabdominal. Esto provoca un empuje de las vísceras pélvicas hacia afuera, acompañado de un abombamiento del abdomen,  dando lugar a riesgo de hernias (discales, umbilicales o inguinales) y prolapsos.

ABDOMINAL CLÁSICO  

ABDOMINAL HIPOPRESIVO

Trabajo respiratorio

El trabajo respiratorio se basa en el funcionamiento del diafragma: es importante entender que en la inspiración los pilares del diafragma tiran del mismo hacia abajo y, de la misma forma, en la espiración vuelve a subir. En los ejercicios hipopresivos, tras la espiración se realiza una apnea espiratoria, acompañada de una aspiración diafragmática. Como el diafragma está arriba al soltar el aire, esa aspiración provoca una succión y elevación de las vísceras pélvicas, además de una contracción involuntaria de la musculatura abdominal y perineal. Por todo esto, los ejercicios hipopresivos están indicados en pacientes diagnosticados de incontinencia urinaria, prolapsos, dolor pélvico, diástasis de recto abdominal, patologías del nervio pudendo, disfunciones sexuales, recuperación tras el parto o hernias de cualquier tipo.

Trabajo postural

El trabajo postural se realiza a través de una correcta colocación de los hombros, cabeza y pelvis, y acompañado de una contracción isométrica de determinados músculos, consiguiendo una postura ideal. Esto quiere decir que los ejercicios hipopresivos están también indicados para cualquier paciente aquejado de patologías cervicales, dorsales, lumbares, o cualquier dolor relacionado con posturas incorrectas o vida sedentaria.  

Beneficios

Este método tiene múltiples beneficios desde la prevención hasta el tratamiento, según los objetivos tanto del fisioterapeuta como del paciente. Entre ellos se pueden numerar:

  • Prevención en la aparición de hernias y disfunciones del suelo pélvico.
  • Tonificación de la faja abdominal y aumento de la estabilidad abdomino-lumbo-pélvica.
  • Aumento de la fuerza y capacidad de contracción de la musculatura del suelo pélvico.
  • Recuperación del postparto, incidiendo en todos los cambios posturales, viscerales, y patologías propias que ocurren durante el embarazo y parto.
  • Mejoras posturales.
  • Mejora a nivel de volúmenes y capacidad respiratorios.
  • Mejora de la circulación (aumento de la vascularización).
  • Mejoras a nivel de la capacidad deportiva (aumento del número de glóbulos rojos en sangre).

Anímate y comprueba si los abdominales hipopresivos son el tipo de ejercicio que necesitas. Cuidar tu salud es lo más importante y en Fisiother sabemos cómo ayudarte. No dudes en consultarnos si tienes cualquier duda.