Esguince de tobillo

Debido al gran número de casos que últimamente recibimos en la clínica por este motivo, me he decidido a escribir sobre él.

El esguince de tobillo, que aunque pueda sonar exclusiva a lesión deportiva, es una lesión muy común en la vida diaria. Desde un simple “traspiés” a una caída más aparatosa todos somos susceptibles a sufrir este tipo de lesión.

En este articulo vamos a explicar de forma breve qué es, en qué consiste, los tipos y los cuidados que debemos seguir si sufrimos este tipo de lesión.

¿Cómo se produce?

Un esguince se produce debido a un movimiento forzado de torsión hacia dentro (inversión) o hacia fuera (eversión), siendo más frecuente el de inversión. Lo que ocurre con este movimiento forzado de tobillo es que se produce una gran tensión en los ligamentos que acaban comprometiendo su estructura (lesión).

Clasificación

Dependiendo de la magnitud de la lesión sobre los ligamentos se clasifican en 3 tipos.

  • Grado I. Leve. Distensión ligamentosa, puede haber alguna microrotura. Suele cursar con inflamación más o menos acusada, dolor local y ligera impotencia funcional por el dolor.
  • Grado II. Moderado. Rotura parcial del ligamento. Cursa con inflamación moderada, hematoma, dolor local e impotencia funcional pudiendo estar afectada la estabilidad de la articulación.
  • Grado III. Grave. Rotura completa del ligamento.

Cuidados iniciales

Las primeras 24-72h para evitar que la lesión se extienda debemos adoptar el método “RICE”:

  • Reposo relativo.
  • Hielo (aplicaciones de 20′ máximo protegiendo la piel de la zona).
  • Compresión (mediante un vendaje o una tobillera).
  • Elevación (por encima del nivel del corazón).

También podemos realizar baños de contraste frio-calor para rebajar la inflamación y movilizaciones suaves de tobillo en toda su amplitud respetando siempre el dolor.

Aunque lo más recomendable es acudir a tu fisioterapeuta, que valorara la magnitud de la lesión y te ofrecerá el plan de tratamiento y los consejos necesarios para solucionar el problema rápida y eficazmente.

En Fisiother además contamos con la tecnología INDIBA ACTIV que aumenta el proceso de recuperación de los tejidos disminuyendo así el tiempo de recuperación.

Y recuerda, un esguince mal “curado” tiene más probabilidades de volverse a lesionar y, a que a la larga, queden secuelas.

Novedades para el 2019

Empezamos el año deseándoos a todos mucha felicidad y sobre todo mucha salud. Aprovecamos también para presentaros las novedades para el 2019, no dejes pasar más tiempo para resolver tus problemas y dolores.

Últimamente me encuentro inmersa en la esfera femenina y aprecio, no sin asombro, el desconocimiento que la población general tiene sobre la existencia de tratamientos fisioterapéuticos en ciertos momentos de nuestra vida.

Ahora, desde la experiencia como madre, siento en mis propias carnes lo que es ser paciente. Después de un largo y progresivo trayecto como es el embarazo, un gran esfuerzo como es el parto y un posparto incierto, la mujer sufre diferentes dolores físicos (también emocionales, pero no vamos a entrar en ellos porque no tenemos “papel” suficiente para hablar hoy). Dolores de espalda, ciáticas, migrañas, dolores articulares… son algunos de los más comunes. Y no podemos dejar de hablar de la pérdida de fuerza, el cansancio, la flacidez (sobre todo en ciertas zonas…), la tensión acumulada en nuestros lugares más débiles y el gran desconocido para muchas mujeres: el suelo pélvico.

Problemas

Nos enfrentamos a molestias en nuestras zonas nobles, pérdidas de orina o de gases, dificultades en las relaciones sexuales… Y no sabemos muy bien qué pasa por ahí abajo. Como fisioterapeuta yo sí que lo sabía. Por eso fui muy concienzuda a la hora de realizar una buena preparación estando embarazada, desde aquí quiero agradecer a mis compañeros de Fisiother todas las horas que dedicaron a ello. Ahora, con los “problemillas” que todas podemos encontramos en algún momento (cicatrices dolorosas, incontinencias, prolapsos), de nuevo tengo que acudir a ellos. Animo a todas las mujeres o personas que tengan algún dolor en su cuerpo a tratarse con fisioterapia, los cambios pueden ser espectaculares.

Los que ya nos conocéis, sabéis que podemos tratar todos los problemas musculoesqueléticos que se os ocurran: lumbalgias, dorsalgias, cervicalgias, ciáticas, dolores articulares, musculares, esguinces, roturas fibrilares… Con excelentes resultados en terapia manual.

Especializaciones

Además, estamos ESPECIALIZADOS en ciertos campos que quizá desconozcas:

  • PILATES TERAPÉUTICO
  • GIMNASIA ABDOMINAL HIPOPRESIVA (técnica estrella en el posparto y para esos problemas de suelo pélvico que puedas tener)
  • STRETCHING GLOBAL ACTIVO (estiramientos activos de cadenas musculares)
  • INDIBA ACTIV (acelera la recuperación de las lesiones)
  • SUELO PÉLVICO (valoración y tratamiento)
  • ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR
  • OSTEOPATÍA

En nuestra página web explicamos estos tratamientos (www.fisiother.es) y no te pierdas todas las entradas de nuestro blog, tratamos temas que seguro que te afectan.

Desde aquí aprovecho para agradeceros a todos los que preguntáis por mí, que sé que sois muchos. Estamos bien, aprendiendo de esta nueva aventura cada día y durmiendo en tramos de 3 horas máximo. Me llega tanto cariño y os mando un fuerte abrazo. Nos iremos viendo por la clínica en la medida en que nos vaya permitiendo la pequeña, que por cierto, es maravillosa.

No dejéis de mimaros porque tenéis que cuidaros para cuidar a los demás. Consúltanos tu caso, seguro que podemos ayudarte. Fisiother está en Valladolid, en la calle Hernando de Acuña 50 (Parquesol), en el 983085204 y 699871930 (también whatsapp), en la web y en el Facebook.

¿Qué le pasa a mi suelo pélvico?

¿Cuántas veces hemos dado por hecho que las pérdidas de orina (sólo unas gotitas cuando toso, o a cierta edad) son normales? ¿Cuántas veces hemos pensado que es normal notar sensación de pesadez en nuestra vagina? ¿Cuántas veces hemos pensado que si nos duele al mantener relaciones, puede que también sea algo común? ¿Y después del embarazo, será normal quedarme con molestias a largo plazo, no? Todas estas cuestiones son las que vamos a intentar resolver en este blog.

Lo primero de todo, no hay que asumir NADA como normal en cuanto a nuestro suelo pélvico se refiere. Si notas algún síntoma que crees que no es común, probablemente esté intentando decirte algo.

Pérdidas de orina

Las pérdidas de orina son pérdidas de orina. No importa si son unas gotitas ante un estornudo o se requiere la necesidad de usar compresa todo el día. Lo que sí es importante en el caso de la fisioterapia, es saber cómo se comporta esa incontinencia: si es una incontinencia ante un esfuerzo (estornudo, tos, al coger un peso,…) o es una urgencia miccional (sensación imperiosa de miccionar, no siempre se es capaz de llegar al baño, y que, por lo general, suele ir acompañado de cantidades de orina pequeñas). Cuando se trata de una incontinencia urinaria ante un esfuerzo, la causa principal suele ser una debilidad de la musculatura de nuestro suelo pélvico, mientras que, en una urgencia miccional, la disfunción es causada por una hiperactividad del músculo detrusor (músculo involuntario que actúa contrayendo la vejiga para expulsar la orina).

Pesadez vaginal

La pesadez vaginal no es dolorosa, no es incapacitante,…y por eso no le damos la importancia que necesita. Una de las causas principales de notar pesadez puede ser debido a un prolapso (prolapso de vejiga, de cuello uterino, de recto,…). Y esto puede estar indicándonos que algo no va bien en nuestro suelo pélvico. Un prolapso se traduce como un bajo tono de nuestro suelo pélvico, por lo que no es capaz de mantener las vísceras altas. A largo plazo estos síntomas pueden ir empeorando si el prolapso acaba saliendo por la cavidad vaginal, o podría original incontinencia urinaria por la debilidad del suelo pélvico.

Dispareunia

La dispareunia o dolor durante las relaciones sexuales es un problema que afecta a muchas mujeres, independientemente de su edad o sus antecedentes previos. Es conveniente llevar a cabo un diagnóstico diferencial previo para valorar si puede existir algún tipo de infección u otros problemas ginecológicos de mayor gravedad. También habría que valorar y abordar la esfera psicosocial si el problema puede venir dado por una experiencia previa (vaginismo). La dispareunia que se puede abordar a nivel fisioterapéutico puede ser consecuencia de muchos factores como cicatrices, prolapsos, falta de lubricación, o puntos musculares dolorosos, entre otros.

Embarazo y postparto

La fisioterapia es fundamental antes y después del parto. Antes del parto por todos los cambios fisiológicos que ocurren y para tener un parto lo más satisfactorio posible, y después del parto por todas las secuelas que pueden quedar (debilidad de la musculatura tanto de suelo pélvico como abdominal, cicatrices,…). Estas secuelas son las más comunes, pero también pueden darse, a corto o largo plazo, todas las anteriores (incontinencia urinaria, prolapsos, dolor en las relaciones sexuales,…). Una mujer que acaba de ser mamá nunca debería pensar que ninguno de los síntomas que pueda tener son normales, y que se pueden mantener a lo largo del tiempo.

Si tienes cualquier duda, o te sientes identificada con cualquiera de estos síntomas, no dudes en acudir a la clínica para realizar una valoración fisioterapéutica, donde podremos identificar el problema lo antes posible y así abordarlo de la forma más individualizada.

Puedes informarte de cómo trabajamos el suelo pélvico en el apartado de nuestra web dedicado al tratamiento del suelo pélvico.

Fisioterapia visceral

¿Cómo me puede ayudar a mi la fisioterapia visceral? ¿Qué es?

Más de una vez nos habéis oído hablar por el blog de la osteopatía y hoy nos centraremos un poquito más en su rama VISCERAL.

 

Muchos de vosotros en clínica nos preguntáis qué es y nosotros os contestamos que es la parte de la fisioterapia que ayuda a curar las lesiones músculo-esqueléticas derivadas de un mal funcionamiento visceral o también llamado disfunción visceral.

¿Cómo influyen nuestras vísceras y su funcionamiento en nuestro cuerpo?

Las vísceras se encuentran dentro de la cavidad torácica (corazón, pulmones, hígado y parte del tracto digestivo), abdominal (estómago, bazo ,páncreas ,intestino delgado y parte de intestino grueso) o en cavidad pélvica (parte de intestino grueso y vísceras pélvicas o sexuales, que son diferentes en hombres y mujeres).

Por ejemplo, las vísceras abdominales se encuentran unidas entre sí y a las estructuras musculo-esqueléticas de alrededor mediante el peritoneo, ligamentos y fascias.

Por tanto, si una de esas vísceras se encuentra en disfunción, el peritoneo, fascias y / o ligamentos también se verán afectados; lo que provocará que las estructuras músculo-esqueléticas a las que se unen se vean dañadas también.

 

Para que me entendáis mejor os voy a exponer un caso clínico:

Paciente varón de 30 años con dolor lumbar a temporadas.

Practica ejercicio y lleva una alimentación sana y equilibrada.

Por su trabajo realiza esfuerzos de carga (pesos).

Tratado con anterioridad por diversos fisioterapeutas que solamente se centraban en su dolor lumbar y musculatura asociada (psoas, cuadrado lumbar, paravertebrales…)

Dicho paciente acude a nuestra clínica en la que, a parte del tratamiento músculo-esquelético asociado a dolor lumbar se le hace diagnosis y tratamiento visceral; en este caso de intestino delgado.

Resultado: paciente se encuentra mucho mejor al salir de la consulta y no ha vuelto a aparecer su dolor lumbar.

En este caso: intestino->peritoneo->zona vertebral lumbar y musculatura lumbar.

 

Si tienes un dolor y dudas si puede tener un origen visceral, lo mejor es que consultes a nuestros fisioterapeutas especializados en tratamiento osteopático visceral y que te valoren.