Electroestimulación y biofeedback en problemas de suelo pélvico

En anteriores blogs se ha hablado de los problemas que pueden afectar al suelo pélvico, pero en este vamos a ahondar en dos técnicas de tratamiento y en qué casos pueden ayudar a mejorar: electroestimulación y biofeedback.

Electroestimulación

La electroestimulación neuromuscular es una técnica que consiste en la aplicación de una corriente no dolorosa en la musculatura del suelo pélvico, la cual va a provocar la contracción del músculo de forma involuntaria.

¿Cómo funciona?

La musculatura de nuestro suelo pélvico está compuesta por dos tipos de fibras: fibras rápidas y fibras lentas. Según el problema que se haya detectado y los objetivos que se marquen, será necesario trabajar más un tipo de fibras u otro. Por ejemplo, las fibras lentas son las responsables de mantener el tono de base del suelo pélvico, y son las que hacen que una contracción se pueda mantener en el tiempo. En cambio, las fibras rápidas son las que actúan en momentos puntuales durante cambios de presión (por ejemplo en la tos, estornudos,…).

Sabiendo esto, la electroestimulación puede ayudar a trabajar tanto las fibras lentas como las rápidas. Además, es muy efectiva para trabajar la toma de conciencia del suelo pélvico, para aprender a realizar una contracción. También se puede utilizar con efecto miorrelajante y circulatorio en problemas de hipertonía muscular, y con efecto analgésico en problemas de dolor pélvico.

¿En qué casos me puede ayudar?

Los problemas que se pueden abordar con electroestimulación son los siguientes:

  • Falta de conciencia del suelo pélvico – inversión de la orden perineal.
  • Incontinencia urinaria de esfuerzo.
  • Incontinencia urinaria de urgencia (vejiga hiperactiva).
  • Dolor pélvico/hipertonías.
  • Incontinencia urinaria mixta (esfuerzo y urgencia).
  • Incontinencia fecal y de gases.
  • Problemas sexuales: vagina abierta, anorgasmia.

El tipo de aplicación de la corriente es una baja frecuencia, en la cual se utiliza una sonda intravaginal (o anal) de uso personal. Como se ha dicho antes, la corriente no es dolorosa, y el número de sesiones y tiempo de cada sesión siempre va a depender del paciente y de la patología.

Biofeedback

Otra de las técnicas utilizadas en fisioterapia es el biofeedback. Consiste en un tipo de retroalimentación basada habitualmente en electromiografía, es decir, en la respuesta de la musculatura a una contracción, la cual es visual y auditiva para el paciente, y ayuda a saber cómo es la contracción (fuerza, tiempo,…). Por lo tanto, el objetivo de esta técnica es hacer al paciente consciente de su contracción, y que pueda controlarla o cambiarla. Al igual que con la electroestimulación, se utilizaran electrodos tipo sonda (intravaginal) o también se pueden utilizar de superficie. La diferencia con la electroestimulación es que no se utiliza ningún tipo de corriente, por lo que el paciente no va a notar estimulación.

Los problemas que se pueden trabajar con el biofeedback son muy amplios: desde problemas de falta de conciencia del suelo pélvico, como hipotonías, descenso de vísceras pélvicas, hipertonías (incidiendo más en la relajación que en la contracción). La finalidad será que el paciente cada vez vaya siendo más capaz de realizar el ejercicio con la menor ayuda del biofeedback.

En la clínica contamos con un dispositivo con el que trabajar tanto la electroestimulación como el biofeedback: Neurotrac MyoPlus 2 Pro, un dispositivo muy visual con el que el paciente va a poder trabajar de manera fácil la capacidad de contracción, relajación, y tomar conciencia de cómo actúa la musculatura de su suelo pélvico.

Estas dos técnicas se pueden emplear conjuntamente en las sesiones de fisioterapia, pero además será imprescindible complementar con otro tipo de técnicas de fisioterapia, siempre realizando primeramente una valoración para saber cuál es el tipo de problema y cuál puede ser el tratamiento más efectivo para cada paciente. Si tienes cualquier tipo de duda o problema, en Fisiother estamos encantados de ayudarte.

Cáncer de mama

El cáncer de mama es el tipo de tumor más frecuente entre las mujeres españolas, suponiendo este un 30% del total de los cánceres diagnosticados en este colectivo.

Por suerte, su tasa de supervivencia ha aumentado significativamente en los últimos años gracias a la investigación y a los nuevos tratamientos que existen actualmente.

Muchos de estos tratamientos suelen ser quirúrgicos; biopsia, extirpación de ganglios linfáticos, mastectomía, reconstrucción de seno, etc.

Y aunque en primera instancia el tratamiento es fundamentalmente médico, después debe pasar a ser multidisciplinar para paliar las secuelas a nivel físico y psicológico que estos procedimientos conllevan.

En este blog vamos a hablar sobre las posibilidades fisioterapéuticas después de una intervención quirúrgica de cáncer de mama.

¿Cuáles son las secuelas de la intervención de un cáncer de mama?

Primero vamos a conocer cuales son las secuelas a nivel físico más frecuentes que nos podemos encontrar tras la intervención:

  • Limitación articular del hombro del lado operado.
  • Retracción de partes blandas (cicatrices y fibrosis).
  • Contracturas musculares a nivel de cintura escapular.
  • Dolor neuropático.

¿Cómo te podemos ayudar?

Desde Fisiother podemos intervenir de muchas formas:

  • Terapia manual: para tratamiento de adherencias, cicatrices, contracturas musculares y alivio del dolor, combinado con la tecnología de INDIBA ACTIV.
  • Movilizaciones: para restaurar la movilidad articular y ganar elasticidad.
  • Drenaje linfático manual: para aliviar y prevenir el linfedema.
  • Ejercicio terapéutico individualizado: para tratar las alteraciones posturales, la movilidad y la fuerza de las estructuras afectadas.

Es importante saber que el tratamiento precoz es fundamental para evitar futuras complicaciones (siempre siguiendo las indicaciones medicas).

¿Conoces tu suelo pélvico?

Hoy en día, muchas pacientes (habitualmente de género femenino) llegan a consulta interesadas en saber si su suelo pélvico está bien. Pero cual es la sorpresa cuando, gran parte de ellas no saben qué es, para qué sirve, o no tienen conciencia sobre donde está y como se mueve. Para todo/a aquel/la que aún no conozca su suelo pélvico, aquí van unos básicos:

  1. Tanto las MUJERES como los HOMBRES tienen suelo pélvico, solo que las mujeres tienen riesgo de sufrir mayor patología a este nivel por un traumatismo muy común: el parto.
  2. Existen muchas órdenes a la hora de contraer la musculatura del suelo pélvico: cortar el pis, aguantarse un gas, elevar un ascensor…todas son válidas, y hay que tener claro que en TODAS se contrae toda la musculatura del suelo pélvico. A unas personas les resulta más fácil con una orden, y a otras con otra.
  3. En relación con lo anterior, NUNCA se deben realizar estos ejercicios cuando se va al baño. No hay que cortar el pis, es el único momento del día en el que nuestros esfínteres se relajan. Además, puede existir riesgo de infección por reflujo si se hace repetidamente. Se puede probar a realizar una sola vez para ver si se es capaz de cortar el chorro de pis si no estamos seguros de saber hacerlo, pero nada más.
  4. El ESTREÑIMIENTO se relaciona con problemas de suelo pélvico: pasar ratos largos intentando defecar da lugar a esfuerzos repetitivos que sobreestiran la musculatura del suelo pélvico, hacen que esté cada vez más débil, y se puedan dar denervaciones cada vez mayores, entrando en un ciclo continuo.
  5. El suelo pélvico es MUSCULATURA igual que puede ser la de la espalda, por eso puede haber problemas por debilidad o problemas por dolor, como en cualquier otro músculo del cuerpo.
  6. En relación con lo anterior, si el problema es por DEBILIDAD (hipotonía), aunque en un primer momento no tengamos síntomas, es necesario trabajar la fuerza del suelo pélvico para evitar problemas futuros como pueden ser incontinencias urinarias o prolapsos.
  7. Si existe una patología de suelo pélvico por DOLOR, muchas veces será por una hipertonía (“contractura”), pero también puede existir dolor si hay una cicatriz (después del parto, por ejemplo). Las hipertonías (dolor pélvico, algunos dolores menstruales, algunos dolores de sacro y/o coxis,…) se pueden tratar con terapia manual, igual que cualquier otro músculo del cuerpo, y las cicatrices también.
  8. La fisioterapia también puede ayudar a mejorar las relaciones sexuales: tratando el dolor (dispareunia) o trabajando la fuerza para que el continente se adapte al contenido (después del parto, por ejemplo) según sea el problema.
  9. Ciertos DEPORTES en los que existe un aumento de presión intraabdominal (correr, levantamiento de peso, saltos) pueden causar a la larga problemas de suelo pélvico. No hay que descuidarse nunca de él y actuar ante cualquier alarma (pérdidas de orina por ejemplo).
  10. En relación a lo anterior, NO ES NORMAL que es escapen unas gotitas ante un esfuerzo, un estornudo o simplemente cuando nos reímos. Se trata de incontinencia urinaria, igual que si se nos escapa un chorro más grande.
  11. Nunca es tarde ni mal momento, para hacer una valoración de tu suelo pélvico: antes de querer quedarte embarazada, en el embarazo, en el postparto o 20 años después de dar a luz.

Da el paso

Cada vez hay más personas concienciadas y preocupadas por la salud de su suelo pélvico y aún no saben cómo la fisioterapia puede ayudar a sus problemas. Además, no hay que olvidarse de que, como en cualquier otro campo de la fisioterapia, siempre es mejor la PREVENCIÓN antes de llegar a desarrollar una patología. Si te sientes identificado/a con alguna de las cuestiones mencionadas, tienes dudas con respecto a cualquiera de estos temas o simplemente quieres saber cómo está tu suelo pélvico, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para poder realizar una VALORACIÓN exhaustiva. En Fisiother estamos encantados de poder ayudarte.

Movimiento como tratamiento

Tenemos el concepto de que acudir al fisioterapeuta es para recibir un masaje y dejarnos hacer. Nosotros aquí en Fisiother queremos romper con esas malas costumbres y enseñarte que no solo con un tratamiento pasivo se solucionan las lesiones. Aunque parezca mentira, muchas veces la recuperación más rápida se consigue con movimiento como tratamiento.

Dentro de la fisioterapia se utilizan diferentes técnicas de terapia manual que son pasivas, sin embargo también se pueden utilizar muchas otras donde es necesaria la colaboración del paciente con movimiento activo, y una de ellas es el concepto Mulligan.

Mulligan

El Concepto Mulligan es un método de terapia manual que se utiliza principalmente para valoración y tratamiento de patologías musculo-esqueléticas que cursen con limitación y/o dolor al movimiento activo.

El método engloba dos aspectos, una movilización pasiva articular por parte del fisioterapeuta que alivie los síntomas del paciente y una movilización activa del segmento afecto por parte del paciente. Una “movilización con movimiento” (MWM).

Pero lo mejor de esta técnica de tratamiento es que con ayuda de un fisioterapeuta, que te enseñe como poder aplicarlo, lo podrás realizar en casa. De esta forma no solo conseguimos que tu tratamiento incluya ese movimiento que es tan importante a la hora de restaurar cualquier patología, sino que también podrás introducir en tu rutina diaria una técnica que te alivie los síntomas.

Otra de las técnicas que pueden requerir la participación del paciente es la INDIBA.

Indiba

INDIBA integra la terapia manual y el movimiento con la radiofrecuencia, la cual estimula los mecanismos naturales de la regeneración tisular, acelerando de esta forma el proceso de reparación de los tejidos.

La INDIBA la podemos combinar con muchas de las técnicas que realizamos en fisioterapia, pero lo interesante es que lo podemos combinar con todo tipo de movilizaciones; pasivas, activas y resistidas. En definitiva también se puede combinar con ese movimiento activo por parte del paciente.

Por lo que usando estas técnicas, en las que la participación del propio paciente es necesaria, nos alivia los síntomas a corto plazo y también podremos mantenerlos a ese largo plazo que siempre buscamos.

Estas son dos entre muchas técnicas que implican movimiento por parte del paciente que podemos aplicar dentro de la fisioterapia.

Nesa XSignal y movimiento

Además, trabajando con nuestra NESA XSIGNAL de manera activa, activaremos antes el mecanismo de recuperación y conseguiremos antes que los tejidos vuelvan a estar a punto.

Con todo esto lo que quiero e intento enseñaros es que la fisioterapia no consiste solo en eso que todos conocemos como masaje, y que con el movimiento se puede llegar a solucionar muchas patologías.

¿Tiene cólicos mi bebé?

Hoy en el blog vamos a hablar del cólico del lactante, y empezamos lanzando una cuestión: cualquier sintomatología relacionada con el llanto de un bebé, que no se calma y es recurrente en los primeros meses…¿es un cólico?

Una definición acorde a lo que puede ser el cólico del lactante sería la siguiente: “bebé que presenta un llanto de inicio súbito, de mas de 3 horas al día, con episodios de llanto inconsolable, al menos 4 días a la semana, y con una inquietud física concreta (flexión de miembros inferiores, extensión del tronco, malestar….)”. Además, el predominio del llanto suele ser en la tarde-noche.

Para diagnosticar cólico del lactante se deben cumplir lo siguientes criterios clínicos:

  • Que los síntomas empiecen y acaben a los 5 meses de edad.
  • Episodios de llanto o irritabilidad recurrentes, que ocurren sin causa aparente y no suelen poder ser resueltos.
  • Sin evidencia de retraso en el crecimiento, fiebre o enfermedad.

¿Y qué signos y síntomas podemos encontrar en el bebé?

Llanto, enrojecimiento, distensión del abdomen, eructos, dificultad en el paso de las heces, estreñimiento, dificultad para dormir, puños apretados, extensión de la espalda,…

De los cólicos, lo que la ciencia sabe es que no existe una causa concreta, ni tampoco un tratamiento de elección que solucione la causa en el momento. En cuanto a la causa, existen multitud de factores: psicológicos (podría estar relacionado con el estrés materno o con trastornos de hiperactividad), gastrointestinales (problema hormonal, inmadurez gastrointestinal, reflujo, meteorismo,…), dietéticos (intolerancias tanto de la madre como del bebé, alergias,…) inmadurez neurológica…

¿Y cómo podemos actuar?

Uno de los factores a tener en cuenta y en el cual se puede actuar es la alimentación. Un cambio en la alimentación de la madre y/o el bebé podría ser beneficioso para mejorar los síntomas de cólico.

  • Si estamos ante un caso de lactancia materna, será importante vigilar la alimentación de la madre, ya que todo lo que ingiere pasa al bebé a través de la leche.
  • En cuanto a leches artificiales o de fórmula, existen numerosos tipos con los que podremos ir probando hasta dar con la adecuada:
    • De origen animal:
      • Con letra (anti-estreñimiento, anti-reflujo, anti-cólico): la diferencia entre estas será el porcentaje de caseína y lactosa que contienen.
      • Hidrolizadas (completa o parcialmente): si no han funcionado las leches anteriores.
    • De origen vegetal: soja (desaconsejada en niñas) y arroz.

Nosotros, como fisioterapeutas, podemos ayudar al bebé mediante masaje anti-cólicos, el cual permite al bebé expulsar los gases (y las heces en el caso de que también haya estreñimiento), mejorando así su dolor y su bienestar. Debemos tener en cuenta que es mejor realizar el masaje en los momentos en los que el bebé está menos irritable.

Por eso, si crees que tu bebé puede estar sufriendo de cólicos, no dudes en ponerte en contactor con profesionales, y en FISIOTHER podemos ayudarte a ti y a tu bebé, porque el descanso de tu bebé es el tuyo.

Hicimos en su día otra entrada sobre este tema. Échale un vistazo para más información.