El teletrabajo es una modalidad de trabajo a distancia que ha estado presente en algunas ocupaciones desde hace algún tiempo, pero con los acontecimientos de este último año, se ha expandido a muchos sectores y puestos de trabajo.

Esto ha tenido múltiples ventajas durante el tiempo de confinamiento, ya que permitía continuar la jornada laboral desde la seguridad de casa, pero también tiene una serie de inconvenientes a nivel físico, psicológico y social.

En el blog de hoy vamos a conocer las patologías a nivel musculoesquelético más frecuentes que se pueden desarrollar y la manera de evitarlas y/o aliviarlas.

El teletrabajo habitualmente se desarrolla con un ordenador, siendo la sedestación (posición sentada) la más adecuada para poder trabajar con él. Aquí es donde nos encontramos con dos aspectos:

  • La sedestación prolongada.
  • Falta de ergonomía en el puesto.

Los problemas que nos podemos encontrar derivados de estos dos supuestos son:

  • Alteración postural, que genera desequilibrios musculoesqueléticos que provocan, dolor muscular y rigidez articular, siendo los más frecuentes de la zona cervical y con mayor incidencia lumbar.
  • Problemas circulatorios, sobre todo en miembros inferiores.
  • Problemas cardiovasculares.

Dentro de los problemas musculoesqueléticos podemos destacar:

  • Dolor y rigidez de cuello.
  • Síndrome del túnel carpiano.
  • Dolor de cabeza y/o mareos.
  • Dolor de espalda (dorsal) y hombros.
  • Hernia de disco.
  • Dolor lumbar.
  • Ciática.

Y, ¿qué podemos hacer para prevenir estas dolencias y lesiones?

Pues primero de todo, mantener una buena ergonomía en el puesto de trabajo.

También es MUY importante hacer pequeños descansos cada cierto tiempo para “romper” esa sedestación prolongada. Incorpórate, anda un poco para mover las piernas, mueve hombros y cuello. Una buena estrategia para hacer esto es, por ejemplo, ir a beber agua a la cocina.

Mantén una vida activa, hacer ejercicio es la mejor estrategia para prevenir cualquier tipo de lesión. Fortalece musculatura, crea un buen equilibrio musculoesquelético y flexibiliza articulaciones.

Y, ¿si ya tengo algún dolor o lesión?

Nada mejor que acudir a tu fisioterapeuta de confianza, el realizara una valoración exhaustiva de tu problema otorgándote la mejor opción terapéutica para tu caso.

En Fisiother somos expertos en tratar este tipo de lesiones de manera integral, desde la realización de ejercicio terapéutico para prevenirlas (pilates, hipopresivos, SGA..), hasta tratar la lesión cuando ya ha aparecido gracias a que estamos formados y especializados en varios campos (terapia manual, osteopatía, suelo pélvico, punción seca…).

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *