Hola a todos, ¿cómo estáis? Después de estos días de confinamiento parece que estamos deseando vernos y charlar. Hemos tenido tiempo para pensar y sentir mucho, pero en ocasiones tenemos cosas por resolver. Nosotros podemos ayudaros con algunos de esos procesos, ahora os explico brevemente.

Antes, quería contaros un poco nuestras primeras sensaciones.

Abrimos el 4 de mayo de nuevo habiendo implementado todas las medidas de higiene y protección recomendadas por Sanidad y los Colegios Oficiales de Fisioterapia. Para nosotros, los días del confinamiento no fueron nada aburridos, más bien, una gran aventura: nos formamos sobre la propia enfermedad, sobre protocolos de actuación, vimos vídeos, nos reunimos virtualmente y le fuimos dando forma a lo que sería la “nueva normalidad”.

Protocolo

Al llegar a la clínica, si no nos conocéis, difícilmente nos podréis saludar en la calle porque no nos veréis más que los ojos. Por fortuna, nuestra voz no ha sufrido modificaciones de atuendo y os explicaremos que os tenéis que echar gel desinfectante como primera medida y descalzaros o poneros calzas en la “zona sucia” (hemos llamado así a las alfombras de la entrada, ya que el resto de la clínica no es pisado por calzado que venga del exterior).

Desde ahí pasaremos a la sala de tratamiento sin cruzarnos con ningún paciente más (lo hemos hecho escalonando las citas de los fisioterapeutas). El tratamiento es el mismo de siempre y creedme si os digo que es el mejor momento para nosotros porque nos olvidamos de lo que llevamos encima y podemos disfrutar con toda la tranquilidad de lo que mejor se nos da, trabajar con el paciente. Después nos despedimos y realizamos la desinfección y ventilación (la ventana está todo el rato abierta así que a veces tenemos la suerte de oír a los pájaros cantar).

Para vosotros quizá sea algo novedoso al principio pero después de estas tres semanas, nosotros hemos mecanizado todo el proceso y estamos muy contentos sabiendo que es la mejor manera de prevención para todos.

Lesiones comunes

¿Y qué nos estáis trayendo? Pues tenemos de todo, pero destacan:

-Problemas relacionados con el confinamiento: demasiado tiempo en posturas incorrectas y privados de la actividad normal ha supuesto contracturas y dolores articulares. Asimismo, las personas que no han dejado de trabajar o han visto aumentado su volumen de trabajo también lo están acusando.

-Pequeños traumatismos o dolencias derivados de la actividad deportiva “repentina” cuando se permitió hacer deporte: muchos tobillos inflamados.

-Postoperatorios que se quedaron sin rehabilitación: personas que operaron y por el Estado de Alarma les fue suspendida su rehabilitación.

-Patología crónica descompensada: artrosis, artritis, problemas de espalda… que sin su reeducación o sesiones de Pilates u otras técnicas de trabajo activo, han visto aumentada su sintomatología.

– Rehabilitaciones pendientes que fueron suspendidas por el Estado de Alarma y no se han reanudado.

Todas las lesiones son importantes y merecen una atención personalizada. Dada la situación actual, es importantísimo ser conscientes de la responsabilidad de encontrarse en el mejor estado de salud posible porque muchas de estas patologías que no sean tratadas a tiempo, pueden tener secuelas que deterioren nuestro estado de salud y calidad de vida. También creo que las secuelas de la COVID19 van a necesitar de la ayuda de los fisioterapeutas en un futuro próximo. La única manera que tenemos de “fortalecernos” es la prevención de la salud.

¿Y ahora qué?

No dejéis de cuidaros, sobre todo aquellos que habéis parado vuestro trabajo “de base” para ese mantenimiento de la calidad de vida (pacientes crónicos) y a los que la nueva situación os está haciendo mella de una manera u otra.

En Fisiother estamos más que preparados para ayudaros. Cualquier cuestión, no dudéis en consultárnosla, todos los casos son importantes y ninguna pregunta sobra. Como sabéis, existe un horario preferente para personas mayores y vulnerables; también tenemos asistencia a domicilio y la modalidad de “teleasistencia” que iniciamos en el confinamiento. Debemos ayudar a todo el mundo que lo precise.

Nosotros, como sanitarios, tenemos las medidas de protección más altas y una gran responsabilidad, pero todos y cada uno de nosotros ahora tiene la obligación de cuidarse y cuidar así a los demás.

Un gran abrazo de “vuestros fisios”,

Miriam, Sofía, Juanjo y Esther

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *