Por todos es sabido que la Semana Santa es un periodo que mucha gente vive con una devoción especial y que disfruta haciendo lo que lleva esperando casi un año.

El problema puede ser que el resto del año sea una persona sedentaria que no ha ejercitado nada su cuerpo y sin mayor preparación acude a su procesión como cargador para llevar los pasos de Semana Santa durante horas.

Por eso hoy desde Fisiother os vamos a dar una serie de recomendaciones para tratar de evitar posibles patologías y lesiones que suelen prevalecer en zonas como la espalda, rodillas y hombros por un mal reparto de cargas o por un sobreesfuerzo al que el cuerpo no está adaptado.

 

Consejos previos

  1. Preparación física previa: Es aconsejable realizarse una prueba de esfuerzo previa, mantener una forma física buena el resto el año y acudir al fisioterapeuta para los últimos retoques antes de la procesión.
  2. Ropa y calzado adecuado: Pasar tanto tiempo sometiendo al cuerpo a ese esfuerzo sin una base de sustentación sólida puede ser premonitorio de una lesión. Adapta tu calzado, acude a un podólogo para un buen cuidado de los pies y elige ropa cómoda.
  3. Utilización de medidas protectoras: Al cargar tal cantidad de peso sobre el cuerpo, será recomendable utilizar fajas lumbares o vendajes funcionales para evitar posibles lesiones durante el recorrido.
  4. Calentamiento previo: Muy importante preparar al cuerpo antes de iniciar la procesión. Haz ejercicios de movilidad sobre todo para el cuello, hombros espalda y rodillas.

 

Consejos para la procesión

  1. Hidratación: Fundamental seguir manteniendo el cuerpo hidratado puesto que con el esfuerzo se pierde mucho líquido y el cuerpo necesita seguir estando en condiciones óptimas.
  2. Postura bajo el paso: Mantener la cabeza erguida mirando al frente, contraer la musculatura abdominal durante la espiración y mantener la espalda recta para el correcto reparto de cargas.
  3. Mantenimiento en los relevos: Abrigarse rápido para mantener el cuerpo caliente y no volver después de un descanso con la musculatura fría porque aumenta el riesgo de lesión.
  4. Estiramientos y movilizaciones posteriores: Al acabar la procesión será fundamental realizar una tabla de ejercicios con el objetivo de recuperar lo antes posible y evitar agravar posibles lesiones.

Y recuerda que si después de Semana Santa presentas alguna lesión, no dudes en acudir a nosotros para volver a estar a punto lo antes posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *