Entrevistas en Onda Cero

Aunque hayan pasado ya unos días de estas entrevistas que realizamos en Onda Cero Valladolid, os las dejamos para que podáis volver a escucharlas. Porque siempre es bueno que alguien os pueda contar cómo ayudaros con vuestros problemas. Aquí Esther os propone muchas soluciones para esos problemillas que muchas veces ni os habíais planteado resolver.

 

Como siempre, gracias a Onda Cero por darnos este fenomenal trato.

 

Higiene postural y Pilates

Seguro que si te digo que una de las principales causas de baja laboral en todo el mundo es el dolor de espalda, ¿a que no te sorprende?

En España, la mitad de la población trabajadora sufre dolor de espalda. Una de las principales causas son los malos hábitos posturales.
El sedentarismo, pasar muchas horas sentado o de pie en posiciones estáticas y los malos hábitos posturales producen alteraciones en la estática y, por consiguiente, en la biomecánica corporal. Esto nos conduce a un aumento innecesario de tensión y estrés sobre las estructuras corporales (articulaciones, tendones, músculos, etc) y, por tanto, al dolor.

¿Y qué podemos hacer?

¿Qué podemos hacer para corregir las malas posturas y sobre todo evitar el dolor de espalda?

 

Uno de los métodos más eficaces y que mejor resultado está teniendo a día de hoy es el trabajo de la higiene postural a través del Pilates.

El método Pilates se basa en la alineación postural, la centralización (trabajo del “core”) y el alargamiento axial, entre otros.

Está demostrado que una postura y alineación correctas favorecen la máxima eficiencia de las estructuras corporales, tanto de forma dinámica como de forma estática, sumándole una buena estabilización central.

Varios estudios indican que el entrenamiento durante 8-12 semanas con el método Pilates provoca cambios en la postura corporal. Y si quieres que estos duren, deberás practicarlo de forma regular. Al final, se trata de crear un hábito, uno muy bueno para tu salud.

Así que…

En conclusión, si quieres prevenir o mejorar la salud de tu espalda la práctica de Pilates, siempre en manos de fisioterapeutas cualificados, es una de las mejores opciones. En Fisiother tenemos todos los recursos para llevarlo a cabo. No pierdas más tiempo, mejora tu postura, practica con nosotros Pilates, hipopresivos, SGA… ¡seguro que podemos ayudarte!

Si Parquesol es “Un lugar para vivir” ahí está Fisiother

La pasada semana se acercaron nuestros amigos de La 8 Valladolid a visitar Fisiother. Dentro de su programa “Un lugar para vivir” conocimos los negocios más importantes y representativos del barrio y, como no, ahí estaba Fisiother.

En el reportaje les contamos cuáles son las principales terapias que usamos con vosotros, también nuestras especializaciones y cómo funcionan nuestros grupos de Pilates y de hipopresivos. El vídeo, nos enseña muy bien cómo funciona la clínica: con tratamientos personalizados en salas muy cómodas para los tratamientos de fisioterapia, con modernas y acondicionadas salas para las clases Pilates individuales o en parejas, con grupos reducidos de Pilates, hipopresivos, reeducación postural…

Es un vídeo cortito, así que no dudes en verlo. Es una gran carta de presentación en la que además de conocer por dentro nuestra clínica. Además en él podrás conocer a Esther y a su gran equipo de fisioterapeutas. También te recordamos que en Fisiother te podemos ayudar con casi cualquier problema físico. Así que, aunque tu problema no salga en el vídeo, consúltanos porque puede que podamos ayudarte.

Por último agradecer a todos los figurantes que salen en el vídeo. Sin ellos habría sido imposible explicaros lo que hacemos en la clínica ¡¡¡Mil gracias!!!

 

Un lugar para vivir (5 de julio de 2018)

¿Hiperpresivo o hipopresivo? Quédate con el hipopresivo

Volvemos a un tema del que ya hemos hablado en otras ocasiones, pero que nunca está de más recordar: el ejercicio hipopresivo o ejercicio de baja presión. Ahondemos un poco más en qué significa  alta o baja presión.

En un hiperpresivo (o abdominal clásico), la variación de presiones torácica, abdominal y pélvica es positiva. ¿ Y cómo se interpreta esto? En un abdominal clásico, en el que subo la cervical en una apnea inspiratoria, aumenta la presión hasta más de 30 mmHg. Eso podría regularse si realizáramos una espiración al hacer el abdominal, pero aun así seguiría habiendo bastante presión interna.

Un ejemplo

Para entenderlo mejor, imaginemos la cavidad del abdomen como un globo. Ese globo está delimitado por el diafragma por la parte de arriba, el suelo pélvico por debajo, la pared abdominal por delante y la zona lumbar por detrás.

Tendremos en cuenta el funcionamiento del diafragma para seguir entendiendo esta explicación: el diafragma se tensa en la inspiración, es un musculo inspiratorio, y cuando inspiramos, los pilares del diafragma tiran del mismo hacia abajo, descendiéndole. Todo lo contrario cuando espiramos, si todo esta en correcto funcionamiento, al echar el aire el abdomen está relajado y vuelve a ascender.

 

Dicho esto, sigamos con nuestro globo: si presionamos las paredes de un globo, el aire tiene que distribuirse hacia arriba y hacia abajo para mantener el volumen de aire. ¿Qué pasa si hacemos un abdominal aguantando el aire en apnea inspiratoria? Como decíamos antes, en inspiración el diafragma desciende, por lo que ya estamos empujando una primera pared. Además, contraemos nuestro abdomen, por lo que ya hay presión desde el diafragma arriba y desde los laterales. A nuestra cavidad abdominal no le queda otra que llevar ese volumen hacia el suelo pélvico. Y esto se traduce en el suelo pélvico como una hiperpresión, que puede dar lugar a incontinencias (tanta incontinencia es el escaparse unas gotitas ante un esfuerzo como el tener frecuentes ganas de ir al baño y que la vejiga no esté llena) e incluso puede llegar a producir prolapsos (frecuente sensación de pesadez en el suelo pélvico en los casos más leves).

 

¿Quién debe hacerlo?

Volvamos al tema de siempre, NO SÓLO LAS MUJERES TIENEN PROBLEMAS DE SUELO PÉLVICO. Disfunciones sexuales, incontinencia tras una prostactectomía o lesiones en el nervio pudendo (muy comunes en los ciclistas) pueden ser el resultado de esta hiperpresión, así como las hernias inguinales o umbilicales, más comunes en hombres que en mujeres por la disposición de su suelo pélvico. La hiperpresión puede estar presente en cualquier cuerpo, sea del género que sea.

El ejercicio hipopresivo, basado fundamentalmente en un trabajo postural y respiratorio, no solo no ejerce esa presión en los órganos internos de la pared abdominal, si no que los descomprime, realizando una succión de las vísceras pélvicas a través del ascenso del diafragma en la apnea espiratoria. Se traduce en una disminución de presión a nivel torácico y pélvico, manteniendo neutra la presión abdominal, y obteniendo una presión interna negativa como resultado.

Por supuesto, al ser un trabajo postural y respiratorio, va a influir positivamente en problemas posturales (hipercifosis dorsal, hombros enrollados, hiperlordosis lumbar,…) mediante el trabajo de cadenas miofasciales, y también va a tener efectos beneficiosos en nuestra capacidad respiratoria.

Los objetivos que marcamos a través del ejercicio hipopresivo son los siguientes:

  • Tonificar la faja abdominal para ganar en estabilidad abdomino-lumbo-pélvica, además de disminuir el perímetro de cintura.
  • Mejorar la postura para aliviar dolores posturales a cualquier nivel.
  • Prevenir la aparición de hernias de todo tipo a través de la correcta gestión de presiones.
  • Mejorar los volúmenes y capacidad respiratorios.
  • Prevenir disfunciones del suelo pélvico.
  • Mejorar la circulación al incrementar la vascularización.
  • Mejorar la capacidad deportiva al aumentar el número de glóbulos rojos en sangre.
  • Y en el postparto, ayuda a la mujer a recuperarse más rápidamente de todos los cambios posturales, viscerales, y patologías propias que ocurren durante el embarazo y parto.

Sofía, nuestra nueva compañera

¡Hola a todos! Me presento. Soy Sofia Muñoz y soy el nuevo fichaje de Fisiother.

Procedente de un pequeño pueblo de la provincia de Valladolid, desde pequeñita siempre había querido dedicarme a la rama de la salud, a ayudar a las personas, y encontré en la fisioterapia un buen camino para conseguirlo. Así que en 2009 con mucho miedo y muchas ganas, agarré mi maleta y me fui a Ponferrada donde comenzó mi aventura con la fisioterapia.

Tres años después obtuve mi titulo de Diplomada en Fisioterapia, siendo nuestra promoción la última antes de empezar el Grado en la Universidad de León. Unos meses después comenzaba mi andadura laboral. Empecé a trabajar en la mutua de mi pueblo donde toqué la mayoría de los palos de mi profesión: traumatología, deportiva, neurología… Y a la vez seguí formándome en vendaje neuromuscular, pilates suelo y terapia manual entre otros cursos.

 

Y ahora…

Desde entonces hasta hoy, que han pasado ya más de 5 años, puedo decir que he aprendido muchísimo, y no solo a nivel profesional, si no también a nivel personal y humano. Es una de las maravillas que tiene trabajar con y para las personas.

 

Aunque lo cierto es que nunca se deja de aprender y hoy continuo mi aventura de la mano de Fisiother.

Muchísimas gracias Fisiother por la oportunidad de poder formar parte de vuestra pequeña familia y seguir creciendo a nivel profesional y personal.

 

Sin más me despido, espero que os haya servido para conocerme un poquito y, ¡nos vemos pronto!