Fisioterapia en el parto y postparto

Tal y como comentábamos anteriormente, la labor de los fisioterapeutas es muy importante durante el proceso de embarazo, pero no debe ser olvidada tampoco nuestra figura durante el postparto, e incluso en el parto. Cada vez existen más centros en los que el fisioterapeuta es una figura importante en el paritorio, y cada vez existen más mamás que deciden llevarse a su fisioterapeuta con ellas en el momento del parto.

En cuanto al parto, nosotros no podemos asegurar un parto rápido e indoloro, pero si podemos ayudar enseñando previamente las posiciones de la pelvis que ayudan a abrir los estrechos, y como usarlas adecuadamente según la fase del parto en la que nos encontremos. Podremos trabajar la elasticidad y flexibilidad de la zona a través del masaje perineal, y también recomendaremos ciertas posturas de parto según las necesidades fisiológicas de la madre (las posturas verticales son menos utilizadas pero resultan más rápidas y menos dolorosas que los horizontales, puesto que actúan a favor de gravedad).

A pesar de que la fisioterapia en el preparto puede minimizar los daños en el suelo pélvico durante el parto, el sobreestiramiento y compresión que sufren sus fibras musculares tienden a debilitarlo (pudiéndose ver afectado incluso a nivel nervioso, fascial o vascular). Desde nuestro punto de vista, una valoración del suelo pélvico obstétrico y su posterior tratamiento pasada la cuarentena podrá evitar la aparición patologías como incontinencia urinaria, prolapsos, dolor o disfunción sexual, etc.

Factores de riesgo

Existen factores de riesgo que pueden aumentar el índice de dichas patologías, como son los partos instrumentales, las episiotomías, partos múltiples o niños de alto peso, o las distocias. Las disctocias son alteraciones en el proceso expulsivo del parto, que pueden darse por la propia alteración de las fuerzas expulsivas (a nivel de las contracciones uterinas), por una incapacidad de la pelvis de abrir correctamente los estrechos, o por una mala posición del feto en el momento de la expulsión (mala posición de la cabeza, parto de nalgas,..). En este último aspecto, podemos intentar ayudar en la recolocación del feto con trabajo postural antes del parto.

Aunque la figura del fisioterapeuta como tal no entrará hasta pasada la cuarentena (como comentábamos anteriormente), nuestras indicaciones durante estos días de recuperación serán también importantes para acelerar este proceso. Posteriormente, nos centraremos en recuperar la funcionalidad del suelo pélvico y del transverso del abdomen para evitar las posteriores patologías (reduciendo los puntos dolorosos, y recuperando la amplitud de movimiento y el tono del periné obstétrico). Y,  por supuesto, el reacondicionamiento mediante ejercicio terapéutico en el postparto será tan importante como en el preparto para conseguir estos objetivos.

Fisioterapia en el embarazo

Embarazadas

Hoy vamos a hablar de una rama de la fisioterapia enfocada a un grupo poblacional muy especial: las futuras mamás.

La preparación física al parto, y la prevención y tratamiento de patologías que tienen lugar durante el preparto y postparto, también son competencia nuestra, de los fisioterapeutas.

Desde nuestro campo de actuación, las bases de la preparación física en la mujer embarazada se van a basar en minimizar las patologías que puedan tener lugar durante este periodo mediante trabajo postural de la musculatura que estabiliza el tronco y, además, trabajar específicamente otras estructuras para el parto y postparto (pelvis, transverso del abdomen, suelo pélvico, columna vertebral).

 

El ejercicio es fundamental en todas las etapas de la vida. Y en este caso, el ejercicio terapéutico lo será si existe una patología de base. Por supuesto, no iba a ser menos en una mujer embarazada, cuyo cuerpo adquiere numerosos cambios (y cuando hablamos de cambios nos referimos tanto a físicos como psicológicos). Dichos cambios pueden dar lugar a diversos dolores (qué embarazada no ha sufrido de lumbalgia durante su embarazo).

Cambios físicos

Vamos a hablar un poco de los cambios físicos más característicos asociados al embarazo y cómo podemos enfocar nuestro programa de fisioterapia.

  • Uno de los cambios más significativos es el aumento progresivo del tamaño del útero, que crece hacia adelante y arriba. Alrededor de la semana 28 de gestación, este aumento de tamaño afectará a la parte superior del abdomen, produciendo limitación costal, viéndose comprometida la respiración y produciendo, en muchos casos, dolor. Por esto, es necesario el tratamiento respiratorio, y comenzar lo antes posible para permitir retrasar en su mayor medida esa aparición de limitación costal.
  • Las mamas también aumentan de tamaño 2-3 tallas, además de aumentar su sensibilidad, lo que produce un aumento de la cifosis o curvatura dorsal . Por eso también es frecuente encontrarse dorsalgias en el embarazo o en el postparto, y la fisioterapia también podrá ayudar a prevenir y tratar estos problemas.
  • Otros de los cambios más significativos son el aumento de la lordosis lumbar y la anteversión pélvica (pelvis basculada hacia adelante), ya que el útero tira de los ligamentos útero-sacros, y esta posición forzada (sumada al peso que tiene que soportar), da lugar a una predisposición para sufrir dolor lumbar. El ejercicio terapéutico será primordial para trabajar y fortalecer la musculatura que estabiliza el tronco, y poder así prevenir dicho dolor.
  • Debido al aumento de tamaño del abdomen que venimos comentando, la cadera va a adquirir una posición de rotación externa (la marcha de pato que podréis identificar muchas embarazadas), viéndose acortados los músculos que realizan dicha rotación externa, y pudiéndose producir ciatalgia (asociada al atrapamiento a nivel del músculo piramidal). Desde la fisioterapia, será fundamental la normalización de estos músculos, previniendo sobre todo su acortamiento.
  • Ese aumento del abdomen también conllevará que el centro de gravedad se adelante, poniendo en tensión toda la cadena muscular posterior, y pudiendo causar dolor y calambres sobre todo en gemelos. La reeducación postural en este caso será de gran ayuda para la prevención de dichos dolores y para la normalización de la postura.

Beneficios

En resumen, los beneficios que puede encontrar una mujer embarazada en el ejercicio terapéutico serían los siguientes:

  • Disminución/alivio del dolor lumbar.
  • Control en la ganancia de peso graso.
  • Mejora de la capacidad funcional en cualquier actividad de la vida diaria.
  • Bienestar psicológico general.
  • Menor incidencia de patologías asociadas a este periodo (diabetes gestacional, preeclampsia).

 

Es muy importante mantenernos sanas y activas para llevar a cabo un embarazo lo más funcional posible a lo largo de todo el periodo de gestación, y tu fisioterapeuta podrá ayudarte a ello. ¡Continuaremos en otra entrada hablando de nuestra labor en el parto y postparto!

Fisioterapia visceral

¿Cómo me puede ayudar a mi la fisioterapia visceral? ¿Qué es?

Más de una vez nos habéis oído hablar por el blog de la osteopatía y hoy nos centraremos un poquito más en su rama VISCERAL.

 

Muchos de vosotros en clínica nos preguntáis qué es y nosotros os contestamos que es la parte de la fisioterapia que ayuda a curar las lesiones músculo-esqueléticas derivadas de un mal funcionamiento visceral o también llamado disfunción visceral.

¿Cómo influyen nuestras vísceras y su funcionamiento en nuestro cuerpo?

Las vísceras se encuentran dentro de la cavidad torácica (corazón, pulmones, hígado y parte del tracto digestivo), abdominal (estómago, bazo ,páncreas ,intestino delgado y parte de intestino grueso) o en cavidad pélvica (parte de intestino grueso y vísceras pélvicas o sexuales, que son diferentes en hombres y mujeres).

Por ejemplo, las vísceras abdominales se encuentran unidas entre sí y a las estructuras musculo-esqueléticas de alrededor mediante el peritoneo, ligamentos y fascias.

Por tanto, si una de esas vísceras se encuentra en disfunción, el peritoneo, fascias y / o ligamentos también se verán afectados; lo que provocará que las estructuras músculo-esqueléticas a las que se unen se vean dañadas también.

 

Para que me entendáis mejor os voy a exponer un caso clínico:

Paciente varón de 30 años con dolor lumbar a temporadas.

Practica ejercicio y lleva una alimentación sana y equilibrada.

Por su trabajo realiza esfuerzos de carga (pesos).

Tratado con anterioridad por diversos fisioterapeutas que solamente se centraban en su dolor lumbar y musculatura asociada (psoas, cuadrado lumbar, paravertebrales…)

Dicho paciente acude a nuestra clínica en la que, a parte del tratamiento músculo-esquelético asociado a dolor lumbar se le hace diagnosis y tratamiento visceral; en este caso de intestino delgado.

Resultado: paciente se encuentra mucho mejor al salir de la consulta y no ha vuelto a aparecer su dolor lumbar.

En este caso: intestino->peritoneo->zona vertebral lumbar y musculatura lumbar.

 

Si tienes un dolor y dudas si puede tener un origen visceral, lo mejor es que consultes a nuestros fisioterapeutas especializados en tratamiento osteopático visceral y que te valoren.

Reto fitness verano 2017

Como ya sabes en Fisiother nos empeñamos en que cada vez tengas una mejor salud. En esta ocasión vamos a proponerte algo ambicioso.

Si eres mujer y tienes entre 18 y 45 años vamos a proponerte un reto.

Seguro que a pocos meses para que llegue el verano ya estás pensando que a ver cuando sacas un ratito para ponerte en forma. Pues te vamos a ayudar con ello.

Atresmedia radio Valladolid organiza “Reto fitness verano 2017”, una actividad con la que promueve que mujeres consigan en un pequeño tiempo mejorar su forma física y, por tanto, también su salud. Este reto enfoca la mejora física de las participantes desde varios puntos de vista: el trabajo en el gimnasio, la nutrición, el tratamiento fisioterapéutico… y es aquí donde entra FISIOTHER. Nuestra clínica colabora con este proyecto ofreciendo durante todo el tiempo que dure el reto sesiones de fisioterapia a la persona seleccionada.

Pero también hay más empresas que colaboran: el trabajo en el gimnasio se realizará en VALLFIT 33(Nicolás Salmerón 4), el seguimiento de la nutrición lo hará NUTRICIÓN EN CASA (López Gómez 5) y los tratamientos fisioterapéuticos se harán en FISIOTHER

Creemos que es una buena iniciativa con la que puedes mejorar tu salud. Puedes apuntarte al casting si quieres ser la persona seleccionada. Además, solo por apuntarte, recibirás descuentos en las empresas patrocinadoras.

Puedes leer las bases completas del reto aquí..

“Me recomiendan hacer ejercicio”

¿A qué tipo de ejercicio me refiero cuando digo que para un PACIENTE la indicación terapéutica es la terapia activa? ¿Por qué me recomiendan este tipo de “gimnasia”, “deporte”, “ejercicio”? ¿A quién va dirigido? No pretendo hacer una exposición exhaustiva de los beneficios de este tipo de trabajo activo, sólo compartir de una manera práctica nuestro día a día.

Cuando recibimos un paciente en la consulta, nos expone su problema y tratamos de ayudarle a resolverlo. En muchos de estos casos, nos encontramos con un “claro problema de hipomovilidad, rigidez, inactividad o falta de tono, entre otros muchos factores. Hay pacientes que claramente no necesitan de nuestras manos de manera pas iva, si no de manera activa. Qué quiere decir esto, que quizá aunque realizásemos 20 sesiones de terapia manual, esa persona seguiría padeciendo su problema o lo habríamos cambiado de manera poco significativa. En cambio, si realizásemos un TRABAJO ACTIVO DIRIGIDO Y PERSONALIZADO con él, la respuesta sería muy diferente.

¿Qué significa TERAPIA ACTIVA?

Cualquier tipo de tratamiento fisioterapéutico que realiza el paciente de manera activa tras el estudio por parte del fisioterapeuta de su patología y capacidades funcionales. Se consensúan entonces unos objetivos terapéuticos a los cuales vamos a llegar por medio de movimientos dirigidos a ciertas estructuras que consigan modificar al sistema nervioso, capaz de cambiar patrones posturales o movimientos disfuncionales. Estos movimientos son absolutamente controlados y dirigidos por el fisioterapeuta, de manera que sean seguros y útiles para el problema del paciente.

IMG_2634

 

Deducimos entonces que no vale la recomendación de “has de hacer ejercicio”, no es CUALQUIER EJERCICIO, ES ESTE TIPO DE EJERCICIO. ¿Por qué? Porque quizá tu cerebro ha creído como normal la restricción de movilidad de tu zona lumbar durante años (por ejemplo, no puedes agacharte a atarte el cordón del zapato) y ahora, te han dicho que tienes que hacer ejercicio y has ido un día a la piscina o has salido a caminar y te duele más que antes desde ese día. Primero tenemos que hacer este ejercicio del que te estamos hablando para recuperar esa capacidad de movimiento natural, eliminar restricciones y que puedas dar un largo paseo sin volver con dolor. O quizá vamos a realizar el paso intermedio entre aquella ciática que te apartó del gimnasio y la vuelta a tu rutina de antes. O a lo mejor tenemos tres hernias cervicales y cualquier ejercicio que intento hacer, me marea. Hay mil razones por las que la realizar un trabajo activo con un fisioterapeuta especializado, va a ser la clave para resolver mi problema y poder hacer las actividades que hacía antes.

Es complejísima la explicación de por qué funcionan estas técnicas y sería interminable describirlas todas. Se puede llamar Pilates, Hipopresivo, Reeducación Postural, Mézières, Mulligan… Son métodos dentro de la fisioterapia que van a tener filosofías distintas y se van a utilizar más para unas patologías o para otras. Muchos de ellos tienen como tónica común el trabajo postural. La POSTURA nos acompaña toda nuestra vida. El mantenimiento de la misma en bipedestación depende de tres sistemas de control sensorial: el sistema visual, el sistema somatosensitivo (sensible a los impulsos de estiramiento, presión y compresión) de las extremidades inferiores (a través del impulso recibido en las plantas de los pies) y el del aparato vestibular. Estos tres centros actúan de una manera conjunta (Hellebrandt, 1938; Paulus et al.,1984; Baron, 1955; Baron et al., 1974). La eficacia del sistema muscular del cuerpo está controlada por el sistema miofascial. Es indispensable el equilibrio entre todos los factores para el mantenimiento de una postura correcta, en función del óptimo desenvolvimiento funcional (Pilat, 2003).

A cada paciente que vemos que le puede ayudar este tipo de tratamiento, le intentamos explicar por qué sería beneficioso para él, pero siempre acabamos diciéndole que pruebe, que lo SIENTA y que lo vea por sí mismo. Normalmente se suele recomendar realizar una sesión de terapia activa a la semana, a veces dos. Los cambios suelen aparecer entre los 3 y 6 meses, dependiendo de la cronicidad del problema.

IMG_2668

Existe abundante literatura científica que corrobora nuestra EXCELENTE EXPERIENCIA CLÍNICA con los pacientes pero me quedo con una frase del célebre Patrick Wall: “la fisioterapia es el gigante dormido del tratamiento del dolor”. Las últimas investigaciones nos llevan a corroborar que el tratamiento del dolor pasa por la neurociencia (educación del dolor) y el movimiento. Esto es una certeza en la clínica, hace años que en FISIOTHER lo comprobamos.

En definitiva, os animo a que probéis, no sólo para TRATAMIENTO, sino también como PREVENCIÓN. Las aferencias sensoriales correctas serán capaces de modificar la plasticidad cerebral.